Mejora la accesibilidad en el baño

Uno de los problemas más comunes con los que se encuentran las personas mayores o aquellas personas que, de pronto, tienen alguna necesidad especial debido a un accidente o una enfermedad es la accesibilidad en el baño. El acceso a la ducha o a los sanitarios e incluso la seguridad personal pueden verse rápidamente comprometidos. Hoy queremos darte algunos consejos sobre cómo afrontar la reforma de tu baño para mejorar el nivel de accesibilidad.

Cuarto de baño con sanitarios Roca Access para discapacitados

Baño con sanitarios de la colección Roca Access para movilidad reducida

Accesibilidad en el baño: ¿qué sanitarios son los mejores?

Si necesitamos acceder al baño con una silla de ruedas, es inevitable tener que hacer alguna que otra reforma. Para poder dar una vuelta de 360º en silla de ruedas necesitamos tener 1’5 metros de espacio libre de todo tipo de obstáculos: sin mobiliario, sanitarios ni puertas. Como esto no es fácil de conseguir en la mayoría de baños, aquí tienes algunas de las opciones por las que puedes optar:

  • Elimina el bidé para ganar más espacio y coloca una ducha de bidé para el inodoro. De esta manera tendrás un objeto menos obstaculizando el paso dentro del baño, sin perder las prestaciones higiénicas que aporta el bidé.
  • Sustituye el lavabo por uno sin pedestal y ganarás más margen de maniobra, ya que la silla podrá pasar por debajo del lavabo.
  • Apuesta por una puerta corredera: así, no tendrás que preocuparte por el abatimiento de la puerta y la persona tendrá más movilidad. Del mismo modo, será más difícil que la persona quede atrapada dentro.

Dicho esto, ¿qué sanitarios deberías elegir para mejorar la accesibilidad de tu baño? Como te hemos comentado, el lavabo debería ser suspendido y tener al menos 70 centímetros libres en la parte inferior. La parte superior del mismo no debería estar a más de 85 centímetros para que cualquier persona pueda alcanzar la grifería o los objetos que haya ubicados encima del lavabo.

En lo que respecta al inodoro, lo ideal es que la altura del asiento esté entre 45 y 50 centímetros: esta medida se corresponde con los asientos de las sillas de ruedas y así es mucho más fácil pasar de un asiento a otro.

Para la hora del baño, está claro que tendrás que cambiar la bañera por un plato de ducha. Cuando hagas la reforma elige el mismo suelo para la ducha que para el resto del baño y aplica una pendiente del 2 % o menos hacia el desagüe, para evitar caídas. Si esto no fuera posible también puedes apostar por un plato de ducha extraplano y, por supuesto, antideslizante.

Deberás instalar un asiento abatible y también asegurarte de que los grifos sean totalmente accesibles: no los coloques a una distancia superior a 60 centímetros. De esta manera, cualquier persona podrá utilizarlos sin problema.

Cuarto de baño para discapacitados Roca Access

Cuarto de baño con sanitarios Roca Access para discapacitados

Qué grifería elegir para tener un baño más accesible

Al rediseñar el baño para mejorar la accesibilidad, solemos pensar en eliminar muebles con bordes puntiagudos, colocar barras de apoyo, eliminar barreras arquitectónicas… Pero muchas personas se olvidan de pensar en la grifería que tienen en su baño y, sin saberlo, hacen más difícil la vida de las personas mayores o con necesidades de movilidad especiales.

La mejor grifería para el lavabo es la monomando, y cuanto más largo sea el accionador, mejor: así será más fácil accionarlo y el grifo tendrá un agarre más sencillo para cualquier persona. Evita siempre los grifos con manetas giratorias y caudales frío/caliente separados, ya que suponen una dificultad añadida a la hora de graduar el agua. Otra opción excelente es apostar por grifería automática, que cuente con sensores de detección.

Para la ducha, elige siempre que puedas una grifería termostática: así el usuario no tendrá que regular el agua y, más importante todavía, evitarás accidentes porque el agua esté demasiado caliente. Podrás regular la temperatura máxima, por lo que no habrá riesgo de quemaduras.

También existen multitud de soluciones en grifería adaptada para personas con movilidad reducida: si tienes cualquier duda, pregúntanos. ¡Estaremos encantados de ayudarte a encontrar el grifo que mejor encaje con vuestras necesidades!

¿Qué tipos de barras de apoyo existen?

Las barras de apoyo son accesorios imprescindibles a la hora de mejorar la accesibilidad del baño. Sirven para facilitar la movilidad del usuario, protegerle de caídas o resbalones y maximizar la seguridad en espacios peligrosos como la ducha. Los tipos que existen son los siguientes:

  • Barras horizontales: sirven para levantarse o sentarse, y también para realizar desplazamientos (por ejemplo, para pasar de una silla de ruedas a un asiento abatible). Normalmente se colocan entre 70 y 75 centímetros por encima del nivel del suelo.
  • Barras verticales. Este tipo de barra sirve para levantarse y también para girar y darse la vuelta.
  • Barras abatibles. Especialmente pensadas para los usuarios en silla de ruedas, sirven para realizar una transferencia lateral y después se pueden utilizar como sujeción lateral. Es importante asegurarse de que el modelo elegido no se baje en el momento de hacer la transferencia para evitar accidentes.
  • Barras angulares. Estas barras tienen un tramo horizontal con otro inclinado a unos 45º, y sirven para ayudar a la incorporación del usuario.

Los espacios donde suelen colocarse barras de apoyo son al lado del inodoro, en la entrada y salida de la ducha y, también, en su interior: así, el usuario puede agarrarse tanto para entrar como para salir, pero tiene una sujeción dentro de la ducha para evitar caerse o resbalarse.

Compartir

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *