Los materiales para el baño que nos llevan hacia el futuro

Lavabo de piedra

Lavabo Bathco, modelo Piedra de río, de la colección Stone Series by Bathco

En muchos otros artículos de este blog hemos hablado sobre productos innovadores en sus materiales de fabricación, ¿recuerdas? El solid surface, la grifería cromada, la piedra natural… Hoy, vamos a hacer algo similar, pero sin hablar de los productos en sí: queremos explicarte cuáles son estos materiales, qué propiedades y cualidades tienen y por qué van a dar mucho que hablar en los próximos años. ¿Empezamos?

Un poco de historia… en el baño

Durante décadas, el mobiliario de baño ha sido recubierto con melanina, un material que protege la madera o el aglomerado de la humedad y el agua. Se trata de una opción económica que ha ido modernizándose a medida que los cuartos de baño cambiaban y, sobre todo, se ha conseguido comercializar mediante diseños cada vez más naturales y modernos. La melanina tiene dos grandes ventajas frente a los nuevos materiales: su precio y su historia, pues no hay ningún material más común por el que optar para el mobiliario.

Materiales para el baño: tu lavabo

Entre los materiales para el baño, el lavabo es uno de los muebles con mejores posibilidades; su enorme oferta incluye:

  • Lavabos de mármol, que unen tradición y comodidad en un material elegante que se puede cortar a medida. Como contratiempo, su fragilidad, como comentamos en nuestro artículo sobre materiales para los platos de ducha.
  • Lavabos de piedra, que son tendencia por su efecto aislante y la naturalidad que confieren en el cuarto de baño; lo mismo ocurre con los lavabos de madera (¡sí!, la madera) que requiere de tratamiento para su impermeabilización y mejora de la resistencia, pero consigue una estética difícil de igualar.
  • Lavabos de cristal, donde cada pieza es única y puede teñirse de cualquier color; eso sí, se ensucian con facilidad, aunque también son fáciles de limpiar.

Además, entre los materiales más novedosos para el mobiliario de baño encontramos la resina o con carga mineral (perfecta para diseños zen o minimalistas; como contrapartida, las propuestas de alta calidad, impermeables y resistentes suelen ser caras), el cemento, que es muy ligero y, a la vez, resistente, y resulta perfecto para propuestas más industriales.

Las grandes novedades en materiales para el baño

Sin embargo, si hay dos materiales que están triunfando en el baño hoy, estos son el solid surface y el acero inoxidable. ¿Quieres saber cuáles son sus características principales?

Solid surface: estilo, calidad y usabilidad

El solid surface ya lleva unos cuantos años entre los materiales para el baño, aunque es nuevo en comparación a la melanina. En platos de ducha, sanitarios y lavabos es ya un habitual, pero es más difícil verlo en propuestas de mobiliario de baño. Se fabrica con resinas de poliéster de alta calidad y sólidos homogéneos (alúmina trihidatrada, o ATH) que le aportan su blancura y su capacidad translúcida.

Sus principales ventajas son:

  • Higiénicos (antibacterianos; antihongos) y de diseño moderno
  • Superficies lisas y libres de poros que facilitan mucho la limpieza. Como curiosidad, esto es debido a que no tiene piel (gel coat) en el exterior ni fibras en su interior.
  • Gran resistencia y durabilidad: se trata de una inversión que se amortiza con total seguridad
  • Tacto cálido a diferencia de otros materiales como la cerámica, por ejemplo: una característica que suele ser siempre bien recibida por los usuarios.
  • De fácil reparación: sin complicaciones y sin necesidad de retirar el producto para arreglarlo, pues puede hacerse in situ.

En los muebles y los grifos, acero inoxidable

Así como resulta complicado encontrar mobiliario fabricado en solid surface, esto no ocurre con el acero inoxidable que confiere un aspecto de hogar y tradición a los baños y se ha convertido en el material perfecto para complementos (sets de accesorios, portarrollos, estantes para toallas) y la grifería, las duchas y mucho más. Marcas como Tres tienen una amplia oferta en inox o acero inoxidable en muchos de sus productos, que se adaptan a baños y cocinas por igual.

Sus ventajas:

  • Una gran variedad de productos que se adaptan a este material, desde grifos de caño largo a cubos de basura.
  • Calidad y alta durabilidad; la inversión en inox suele ser más costosa, pero siempre se amortizará.
  • Menor adherencia de suciedad y agentes externos; y fácil limpieza de cualquier superficie de acero inoxidable.
  • Mínimo mantenimiento, resistencia al calor y a los ambientes húmedos: ¡se trata de un material todotorreno!
  • Grandes marcas y fabricantes del diseño trabajando en este material por sus ventajas ofrecen diseños que compaginan estética y calidad.

Como ves, los materiales para el baño que se han convertido en tendencia optan por diseños adaptados, alta resistencia y durabilidad y una inversión fácil de amortizar. Ahora solo te queda decidir cuál encaja con el estilo de tu hogar y ¡encontrar lo que estás buscando en nuestra tienda de baños online!

Compartir

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *