Mantén limpios los desagües con estos 10 trucos infalibles

Muchas veces advertimos que hay un problema en los desagües cuando ya es tarde, ¿no te parece? Además, a diferencia de otras zonas de la casa, el baño suele ser el gran olvidado. ¡Sí, es cierto! No suelen atascarse ni ensuciarse tanto como las tuberías de la cocina, pero no dejan de requerir de un mantenimiento, ¿verdad? Hoy, en H2Olimpo, vamos a hacer un dos por uno y vamos a hablar sobre cómo mantener los desagües limpios con una serie de trucos que te van a ahorrar varios dolores de cabeza. ¡Palabra!

Cuarto de baño Noken colección Tono

Baño Noken colección Tono (Porcelanosa)

#1. Agua con sal para el jabón

Empecemos desmontando una de las ideas más comunes: ¿qué tiene de malo el jabón? Nada, ¿no? ¡Pues depende! Algunos jabones pueden dejar sedimentos en las tuberías y ayudar a que se atasquen. Para evitarlo, cada equis días es interesante verter una olla de agua con sal con el fin de asegurarnos de que las cañerías están 100 % operativas y limpiar algunos restos que puedan haber ido acumulándose.

#2. Otra buena opción: la lejía

Aunque mal utilizada la lejía puede llegar a ser abrasiva para las tuberías, si hacemos buen uso de ella, no tenemos de qué preocuparnos. Para ello, cada dos o tres semanas, vierte medio vaso de lejía por cada cinco litros de agua, espera unos minutos (alrededor de 10 minutos está bien) y abre el grifo del agua fría durante 15 o 20 segundos. Lo mejor es que la lejía también eliminará olores, ¡y, a menudo, esto no es fácil!

#3. ¿Restos de comida?

En la cocina es común que muchos restos de comida terminen en las tuberías; para evitarlo, debemos intentar limpiar los platos antes de dejarlos en el fregadero: ¡sí, es un trabajo, pero un trabajo que luego nos ahorrará tiempo en el mantenimiento! Así que lo comido por lo servido, ¿no te parece?

#4. Rejillas en la boca del desagüe

En la cocina, una rejilla nos ayudará a mantener los desagües limpios. La mayoría de los fregaderos cuentan con rejillas incorporadas, pero si no es el caso, puedes adquirir una por una mínima inversión. De este modo, evitarás que los restos que hayan podido quedar en los platos lleguen a las cañerías.

#5. Una doble vida para el café

El poso del café molido es uno de los desatascadores naturales por antonomasia. Cuando limpies la cafetera, aprovéchalo para que arrastre toda la suciedad que pueda haberse quedado en las tuberías.

#6. El pelo… ¡ay, el pelo!

Sobre todo durante el afeitado, mucho pelo cae en el lavabo. Aunque es una práctica común, es de las más perjudiciales para las tuberías. Acostúmbrate a recogerlos con un papel antes de abrir el grifo o a barrerlos del suelo, aunque a priori parezca más engorroso, no lo es. En realidad, te dará muchísimo menos trabajo que el atasco que provocará dejar caer todo el pelo tras dos o tres afeitados.

#7. Mantén los desagües limpios con bicarbonato

El bicarbonato de sodio te ayudará a mantener limpias las tuberías. Para ello, cada semana o quince días vierte una taza de café por el desagüe y deja correr el agua durante unos segundos. ¡Cien por cien efectivo!

#8. ¿Aceite? ¡No, aceite no!

Acostúmbrate a deshacerte del aceite usado en botellas que puedas dejar en el punto limpio de tu ciudad. Los restos de aceite contaminan litros y litros de agua potable y, además, se van pegando en las tuberías de tu hogar, produciendo mal olor y atascos constantes. ¡Pero aquí ya no solo es cuestión de problemas en casa!, sino de una contaminación enorme del agua potable de la que disponemos todos.

#9. Primer remedio infalible: el desatascador de goma

Si tienes un problema de atascos recurrente, empieza con el clásico desatascador. ¿Por qué? Casi nunca te fallará y es una buena primera línea de defensa ante los atascos más bestias. Ten presente que, muchas veces, cuando el atasco ya es evidente, es que las cañerías se han descuidado durante semanas o meses, por lo que no será tan sencillo como si sacamos partido a un mantenimiento más constante.

#10. Segundo remedio infalible: desatascador de tuberías

Mantén limpios los desagües también con los desatascadores de goma y alambre o con mezclas de bicarbonato y vinagre; si nada de esto funciona, es momento de probar con las soluciones comerciales, y, si el atasco es de los gordos, quizá llegó el momento de contactar con un profesional y, a partir de ahora, acordarse de nuestras sufridas tuberías en el día a día.

¡Deseamos que estos 10 trucos infalibles te hayan sido de utilidad! Y tú, ¿conoces algún otro truco para limpiar y conservar las tuberías de tu hogar?

Compartir

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *