¡Descubre ya por qué el Solid Surface es el material que tu baño necesita!

Hoy queremos aprovechar el blog para hablaros de un material que cada día gana más adeptos en el mundo del baño: se trata del Solid Surface, que se obtiene a partir de resinas y cargas minerales. Debido a su composición, entre sus características más destacadas se encuentran la resistencia y la durabilidad; además, no es tóxico y es muy fácil repararlo.

Para conseguir el Solid Surface pueden utilizarse cargas distintas a base de materiales como el cuarzo, la sílice o el mármol, entre otros, combinados con resinas acrílicas o de poliéster, lo que da lugar a una inmensa variedad de materiales y propiedades. Eso sí, como característica común en todos ellos está un nivel de porosidad extremadamente bajo que reduce al mínimo la posibilidad de que se acumulen hongos y bacterias.

Además, los materiales elaborados con Solid Surface son 100% reciclables y ofrecen unas prestaciones difíciles de alcanzar por otros materiales, como su color blanco que alcanza purezas de hasta el 99’8%: esto da lugar a sanitarios y lavabos de diseño con un resultado luminoso, que no pueden igualar materiales como la porcelana. Así que, para resumir, ¿por qué deberías apostar por el Solid Surface para tu baño?

  • Porque es antibacteriano
  • Porque resiste elevadas temperaturas y ambientes extremos con muchísima humedad
  • Porque es totalmente reciclable
  • Porque se limpia con una facilidad insuperable
  • Porque es muy resistente a los impactos

Solid Surface: ¿puedo comprar lavabos de diseño en este material?

La respuesta a esta pregunta no podría ser más que un rotundo sí: pese a que el Solid Surface se está colando en cada vez más lugares de las viviendas, en el baño sigue siendo el rey indiscutible de las tendencias más actuales. En nuestro catálogo de productos podrás encontrar lavabos, encimeras, platos de ducha, bañeras y accesorios elaborados con un tipo de Solid Surface denominado Krion, desarrollado por SystemPool: en este caso, la carga está realizada con dos tercios de trihidrato de alúmina y un porcentaje bajo de resinas, lo que convierte al Krion en un material sin poros, muy duradero, fácil de mantener y de limpiar.

Un claro ejemplo es la línea de lavabos en Solid Surface elaborada por BathCo: con pedestal, redondos, rectangulares, con baldas integradas… Las propuestas son de lo más variado, pero tienen un denominador común: un resultado estético inconfundible. Y, pese a que su característico aspecto blanco es el más famoso, lo cierto es que el Solid Surface permite una gran variedad de colores con los que elaborar los diseños, adaptándose así a todo tipo de baños y estilos decorativos.

Si tienes dudas sobre qué modelo debes comprar para adquirir un lavabo de diseño, recuerda que nos tienes a tu disposición para ayudarte en todo lo que necesites. ¡Estaremos encantados de responder todas tus preguntas tanto por correo electrónico como por teléfono!

Compartir

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *