Cuida tu cortina de ducha en el baño

La cortina de ducha es uno de esos elementos que nos salvan la vida en el baño: son cómodas a todos los niveles —desde un sencillo montaje hasta un precio mucho más económico que otras soluciones similares como las mamparas—. ¿Pero qué cualidades deberíamos tener presentes al escoger una cortina de ducha? Y, sobre todo, ¿qué cuidados requiere?

Quizá las preguntas del párrafo anterior te parecen un poco demasiado… rebuscadas, ¿verdad? ¡Pero nada más lejos de la realidad! El baño es, hoy, una estancia imprescindible de la vivienda: ha dejado de ser ese cuarto aislado para diseñadores/as de interiores y se ha convertido en una prolongación de nuestro hogar, decía la docente Iria del Bosque (IED Design Madrid). Por esto, la tendencia de integrar el baño en esta continuidad de materiales, iluminación y complementos no es baladí, sino que atiende a la gran parte del tiempo que, hoy día, pasamos aquí.

Cortina de bañera

Cortina de bañera de vinilo con anillas Gedy Piastrelline color Violeta

¿Tan importante es la cortina de ducha en el baño?

Poder comprar una cortina de ducha en cualquier establecimiento de menaje del hogar hace que, a veces, restemos valor a este útil. Sin embargo, el hecho de que sean baratas y accesibles no resta que jueguen un papel fundamental personalizando el baño, ¿verdad?

Al escoger una cortina de baño:

  • Debemos recordar que será el elemento que más impacta a nivel visual
  • Influirá en la percepción del espacio del que disponemos
  • Personalizará la estancia con aquellos elementos que más próximos sintamos
  • Tiene unas características concretas o cualidades que debemos tener presentes: impermeabilidad, tratamiento antiestático y resistencia al moho

Sobre este último punto, ¡vamos a hablar en detalle!

Cualidades e imprescindibles de nuestra cortina de ducha

Resulta curioso que dediquemos tantos esfuerzos para escoger una mampara acristalada para el baño y tan pocos cuando nos decidimos por una cortina de ducha, ¿verdad? Instalar una cortina es rápido, sencillo y requiere de muy pocos cuidados, pero, a menudo, nos limitamos a cambiar una por otra cuando la primera ya está vieja.

Algunos consejos que te ayudarán son:

  1. Revisa las etiquetas y comprueba sus características básicas: ya sabes, impermeabilidad, resistencia al moho y tratamiento antiestático para evitar que se pegue al cuerpo.
  2. Escoge entre poliéster y PVC: el PVC es más impermeable y resistente al moho, pero el poliéster se puede lavar a treinta grados en lavadora.
  3. Juega con la decoración: combina tu cortina de ducha con toallas y otros textiles para mantener una gama de colores muy personal en tu baño. Incluso puedes cambiar la decoración con facilidad: al ser un complemento muy económico, puedes tener varias y adaptar el espacio varias veces al año sin complicaciones.
  4. Mantén una limpieza de la cortina de ducha, para lavarla en lavadora solo tienes que recordar lo siguiente: las cortinas téxtiles (algodón, lino, poliester…) aceptan la limpieza hasta un máximo de 30 o 40º; las de plástico (EVA, PEVA, PVC, vinilo) son más delicadas, pero deberían poder lavarse a través de ciclos cortos con agua fría y un poco de detergente o vinagre para eliminar las manchas de cal.

Compartir

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *