Cómo mantener el cromado de los grifos

Ya sea en el caso de los grifos de cocina o en lo referente a los grifos de baño, es frecuente que, en la vorágine del uso cotidiano, se olvide la importancia de un buen mantenimiento regular para mantener su aspecto, su acabado y su estética impecables a lo largo de los años. Es este artículo te explicamos cómo mantener el cromado de los grifos en perfecto estado para que luzcan como el primer día.

Es cierto que la grifería de calidad es altamente resistente y consigue aguantar largos años de uso diario sin apenas dar señales de degradación, sin embargo, unos sencillos hábitos de conservación harán que tanto los grifos de baño como los grifos de cocina prolonguen su vida en perfectas condiciones durante muchos años más.

Mantenimiento de grifería cromada

Mantenimiento de grifería de ducha cromada

Mantener el cromado de los grifos como el primer día

Es conveniente saber que, a pesar de su gran resistencia, el cromado de la grifería es sensible a algunos ácidos como el salfumán o la lejía y a bases como el amoniaco y la sosa cáustica, todos ellos productos muy comunes en la limpieza diaria que será conveniente evitar tanto en la aplicación directa sobre los cromados, como en el entorno que los rodea. De igual modo, para proteger el estado impecable de las superficies cromadas, se recomienda evitar el uso de cetonas o alcoholes en la limpieza de las mismas.

En lugar de todo esto, para limpiar los grifos de baño, como también para la higiene de los grifos de cocina, lo mejor es usar agua limpia con jabón neutro que aportará la asepsia necesaria sin incluir elementos de corrosión y, por tanto, manteniendo intacto el cromado de la grifería.

Igualmente, arañar la superficie cromada con estropajos y otros elementos abrasivos resulta contraproducente puesto que aplicará un deterioro físico al metal estropeando su superficie de forma irreversible. En lugar de usar estos elementos de limpieza, la mejor fórmula es la utilización de bayetas suaves y esponjas.

Limpieza de grifería

Productos aconsejados y desaconsejados para la limpieza de la grifería

Mantener el cromado de los grifos a pesar de la cal

No menos importante resulta evitar la acumulación de depósitos calcáreos capaces de deteriorar la superficie de los elementos cromados de una forma total y permitiendo la acumulación de humedad y hongos. Esto es fácil de evitar con una higiene regular que incluya los consejos antes mencionados y añada la costumbre de secar con frecuencia los grifos mojados usando un paño suave y limpio. De este modo, la cal presente en el agua no quedará sobre el grifo y su conservación estará garantizada durante largos años.

Grifo termostático de ducha Grohe

Grifería termostática de ducha de la marca Grohe, acabado cromado brillante

Esos hábitos de conservación para mantener el cromado de los grifos de baño y cocina, no solo tienen un beneficio evidente de cara a la estética del producto y el aspecto general de la estancia. También resultan altamente ventajosos en lo referente la higiene ya que unos grifos con un cromado impecable permiten una limpieza más sencilla y aséptica evitando la acumulación de humedad, hongos y bacterias las cuales encuentran acomodo en las zonas de óxido y superficies porosas.

Compartir

1 comment on “Cómo mantener el cromado de los grifos”

  1. Joseph Responder

    Si señor, lo mejor para que algo esté limpio, es limpiarlo con frecuencia. Pero hay mucho guarro y mucho comodón que se cree que los grifos se limpian ellos mismos.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *