Lavabos cemento 

Hay 17 productos.

Lavabos sobre encimera fabricados en cemento

Viste tu baño de modernidad, serenidad y un punto exótico gracias a los lavabos de cemento de la marca Bathco: una propuesta diferente pero discreta, que dará un nuevo aire a tu baño sin crear grandes contrastes. Estos lavabos combinan con otros materiales como la cerámica, así que no tendrá...

Lavabos sobre encimera fabricados en cemento

Viste tu baño de modernidad, serenidad y un punto exótico gracias a los lavabos de cemento de la marca Bathco: una propuesta diferente pero discreta, que dará un nuevo aire a tu baño sin crear grandes contrastes. Estos lavabos combinan con otros materiales como la cerámica, así que no tendrás que preocuparte por que el resto de sanitarios de tu baño no estén producidos con cemento.

Además, se trata de lavabos modernos que encajan a la perfección en todo tipo de baños: existen modelos redondeados, alargados, cuadrados o incluso con formas más cónicas, así que podrás elegir aquel que más se adapte a tus gustos. Con la decoración adecuada podrás recrear entornos industriales, exóticos o incluso minimalistas sin demasiado esfuerzo gracias a su versatilidad.

Los lavabos de cemento de Bathco pertenecen a la colección Natural Series Cemento & Terrazo by Bathco, los cuales se fabrican en ambos materiales (ver lavabos de Terrazo).

Mantenimiento de los lavabos de cemento

Los lavabos de cemento son muy resistentes a las condiciones de humedad extrema propias del baño: cuando el cemento ha fraguado se vuelve muy resistente al agua y, además, al estar pulido los poros quedan sellados, así que aunque no se trate de un material impermeable, los lavabos sobre encimera fabricados en este material aguantan muy bien el contacto con el agua.

Para limpiar estos lavabos de diseño solo necesitas un paño suave con un limpiador que tenga un PH neutro, evitando siempre los productos ácidos o el amoníaco. Para el mantenimiento diario de los lavabos de cemento tendrás más que suficiente con un paño humedecido con agua para limpiar y otro para secar, evitando así que aparezcan restos de cal. Al usar paños también evitarás que el material se raye, lo que podría suceder si utilizas materiales ásperos como estropajos o cepillos de cerdas duras.

Menos
Más
Mostrando artículos 1 - 17 of 17